Mal de Cuervos de Israel Quevedo Puchal

La vida de Yago dará un vuelco en el momento en que su prometida Julia Piamonte decide cancelar su futura boda. Después de una enigmática llamada por parte de Julia donde le explica la inseguridad y el miedo que siente al desplazarse a vivir en Ovara (el pueblo familiar)y días después la nefasta noticia de su fallecimiento . Yago decide mudarse al pueblo (a la casa familiar que recibe como herencia de parte de Julia) para poder desentrañar el pasado de Julia y así poder comprender la repentina y enigmática muerte de su prometida.

Israel nos adentra en una historia donde clasificarla en un solo género literario sería harto injusto, el autor arranca la historia de forma realista, rozando el género romántico, conforme la historia va avanzando y los personajes van cogiendo cuerpo y sin que el lector se de cuenta los tonos de la historia se va declinando al Thriller pasando por el género negro con matices paranormales. Conforme el personaje principal se va adaptando al pueblo y sus gentes el lector puede ir sintiendo una ligera sensación de incomodidad, aunque el autor va incluyendo elementos paranormales sin jugar al despiste con el lector la historia no pierde coherencia, todo lo contrarío. El desarrollo de los personajes y los acontecimientos te van arrastrando hacia una historia donde nada es previsible.

De forma clara y pausada el autor va desgranando el pasado y el futuro de las gentes de Ovara, siempre con una extraña sensación de calma tensa y ese es uno de los puntos fuertes, que te hace leer capítulo tras capítulo sin apenas despegar los ojos del libro. Añadiendo elementos de thriller psicológico y elementos fantásticos/paranormales, Israel va cocinando a fuego lento hasta llegar a los explosivos capítulos finales.

La prosa, la atmósfera y los personajes que crea y desarrolla con calma pueden llegar a recordar aún Peckinpah en su magnífica, perros de paja. Donde como en una olla a presión todo explotará al final, con la pequeña diferencia de que con Israel uno no espera un final tan… maligno… oscuro… explícito. No me atrevo a calificar en una sola palabra este excelente final. Pero insisto, sin que el lector se percate, el autor va tejiendo desde el principio esta magnifica y incomoda historia. ¿incomoda? .. !sin duda! pues Israel pone sobre el tapete la maldad arraigada en la humanidad.

Respaldado por el arte de Juan Alberto Hernández, prologo del maestro Barby y postfacio de Javier Quevedo Puchal hacen de este libro una obra necesaria en cualquier biblioteca, como siempre la edición de Dilatando Mentes magnífica.

David Alarcón Vivente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s