LGTB en en pulp

El pulp también fue una válvula de escape para la literatura homosexual.

La primera novela pulp gay fue “Men into beast” de George Viereck (el cual fue muy amigo de Tesla)

Viereck, era un gran poeta, y fue enviado a prisión durante la II Guerra Mundial por su trabajo como propagandista a sueldo de la Alemania nazi.

El libro es un testimonio autobiográfico de la incomodidad, indignidad y brutalidad de la vida en prisión, y también habla de la homosexualidad y la violación masculina en las cárceles (presenciada, aunque no experimentada por el autor)

El texto en la contraportada culpa las revueltas carcelarias a «la esclavitud homosexual — prisioneros que son obligados a practicar actos anormales con desviados sexuales que recorren las prisiones a voluntad.»

Hubo muchos autores que se dedicaron a la novela gay.

Chris Davidson dio un toque tórrido a “A Different Drum” relatando una historia de sexo entre un soldado yankee y otro conferedado.

Victor J. Banis escribió la serie de detectives gay, The Man From C.A.M.P protagonizado por Jackie Holmes como superespía internacional gay.

Richard Amory en “Song of the Loon”, una historia inspirada en “El último Mohicano” donde un explorador solitario tiene sexo con los indios.

Pero no solo había literatura para hombres. El pulp lésbico también tuvo su público y autoras.

La primera novela pulp que retrataba una relación lésbica se publicó en 1950: Women’s Barracks(“Cuarteles de mujeres”) de Tereska Torres. Tiene el honor de vender 4 millones de copias y ser seleccionada en 1952 como ejemplo de la manera como las novelas baratas estaban impulsando la “degeneración moral en el comité del Congreso sobre Materiales Pornográficos”

La editorial que la publicó, Gold Medal Books, no solo las siguió publicando, si no que luchó contra la homofóbia con sus libros.

Spring Fire, de Marijane Meaker (Vin Packer) trata sobre dos chicas universitarias, Mitch y Leda, que se enamoran y tienen una aventura.

Una escritora del pulp lésbico que puede sorprender es Marion Zimmer Bradley (“Las nieblas de Ávalon”, “Saga Dankover” )donde en los años 60 escribio una serie de novelas de tema gay y lésbico, que llegó incluso a ser considerado pornográfico.

Por desgracia el gobierno perseguía y censuraba cualquier “actividad por la libertad sexual” Así pues, ningún personaje podía ser homosexual y continuar siendo feliz hacia el final del libro. O bien el personaje debía convertirse en heterosexual, o bien seguir siendo homosexual y morir, enloquecer o sufrir otro fin trágico similar.

Como vemos la literatura pulp fue una pequeña válvula de escape para un colectivo maltratado y perseguido.

Poco despues llegaron los disturbios de Stonewall.

Las redadas policiales en los bares gays eran algo rutinario durante la década de 1960, pero el 28 de junio de 1969, en el pub Stonewall Inn (Greenwich Village, N.Y) y por primera vez, el colectivo LGBT luchó contra un sistema que perseguía a personas no normativas con el beneplácito del gobierno. Esa día se plantó la primera piedra por la lucha de la igualdad de derechos y no discriminación por la sexualidad del individuo.

Resumen de @dacianabratovich para Revista Vaulderie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s