La llamada de la luna, de Cristian Blanco.

Reseña hecha por Andrés Díaz Sánchez

Tenemos una novela cuya historia está protagonizada por tres muchachos, en la difícil transición entre la niñez y la adolescencia (algo muy jugoso desde el punto de vista literario), que durante unas vacaciones en un pueblecito en apariencia anodino se ven envueltos en una vertiginosa y escalofriante historia de terror donde participarán hombres-lobo (u hombres-perro, mejor dicho), así como implacables asesinos humanos, y una terrorífica criatura ancestral.

Nos encontramos con una novela con un fuerte aire a Stephen King, donde tiene mucha más importancia la introspección y el desarrollo de los propios personajes que el elemento sobrenatural en sí mismo (permitiéndome cierta digresión, King no es para mí un escritor de puro terror, como lo serían Poe, Clive Barker o Lovecraft, que se concentran en el hecho sobrenatural: King es más bien un escritor costumbrista, un narrador de la psicología humana, sometida a presiones casi insoportables: es un escritor interesado más en esa naturaleza humana que en la naturaleza del Terror en sí mismo). En La llamada de la luna, pues, los personajes están definidos con mucha solidez y credibilidad, tanto los buenos como los malos, hasta el punto de que se les puede comprender a todos, y de la comprensión, lógicamente, nace la empatía. Aunque los protagonistas son unos chicos jóvenes, no estamos ante una obra juvenil, sino muy adulta, dramática e incluso trágica, y esta banda de muchachos, con sus inseguridades y complejos, recuerda mucho a los niños del It del ya mencionado Stephen King, aunque con un estilo personal del autor que evita la copia, y también a los protagonistas de la serie de TV Stranger Things.

Durante el primer tercio o incluso mitad del libro la narración es lenta y se centra en la descripción de los personajes mundanos y de la propia vida en el pueblo, con sus arquetipos y tipos humanos, tan propios de un lugar pequeño, cada uno con sus problemas personales. Este es el principal escollo de la novela, que puede resultar peligroso si el lector no es paciente, pues da la impresión de que, desde el punto de vista sobrenatural (el que de verdad nos interesa) sucede demasiado poco, o casi nada, y lo que sucede es un tanto predecible. En determinados momentos se me hizo algo cuesta arriba, pues parecía más bien una novela costumbrista que de terror u horror. Pero si se persiste, casi de pronto se sucede una escalada de acontecimientos y de tensión que llevará, en el último cuarto de la novela, a una explosión de acción, violencia y terror, con algunos giros imprevistos que dejarán atónito al lector (cosa que al lector le encanta). Esto es lo mejor del libro, para mi gusto, y justifica con creces todo lo que de arduo pudo tener. Cristian Blanco viene con los deberes hechos y sabe cómo imprimir tensión y un ritmo endiablado en el tramo final: como debe hacerse.

También es muy positivo que la novela se desarrolle en un pueblecito de Cataluña y en los años 80, pues permite al lector español reconocer todos esos guiños y lugares comunes que no disfrutará en las infinitas novelas de terror y acción escritas por autores españoles en el sempiterno y ya cansino Estados Unidos de América. Se agradece que los personajes gasten pesetas o escuchen a Mecano, en lugar de manejar dólares o escuchar a Johnny Cash. Este aire nacional resulta fresco y agradable y acerca al lector a la narración y los personajes.

En definitiva, este es un libro correcto, entretenido, sólido y bien escrito, con picos muy altos de potencia e intensidad, que mantendrá enganchado al lector e incluso le dejará sin aliento en varias ocasiones; una novela ideal para seguidores de Stranger Things o Stephen King, cuyo autor sabe tomar lo mejor de sus maestros para crear algo con estilo propio y personal.

WhatsApp Image 2018-03-19 at 19.49.42

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s