CASTLEVANIA DE NETFLIX, SEGUNDA TEMPORADA

Tras más de un año desde el lanzamiento de la primera temporada, pero justo a tiempo para Todos los Santos el Día de Difuntos la Palla Grande Halloween, Castlevania vuelve a Netflix, con una temporada de 8 capítulos (el doble que la anterior).

Originalmente, Castlevania fue el nombre que recibió en EEUU el videojuego de 1986 que dio el pistoletazo de salida a una de las franquicias más exitosas de la casa Konami. Ese Akumajo Dracula (“Castillo Demoníaco de Drácula” en el Japonés original) para la Famicom primigenia de Nintendo (lo que años más tarde vendría en convertirse en la NES), era un juego de acción-plataformas protagonizado por un cazavampiros armado con un látigo, lleno de referencias al género fantástico, y al cine de terror clásico en particular.

Podría estar toda la noche escribiendo sobre la serie de juegos (cosa que haré, pero no hoy), pero para lo que nos interesa en esta ocasión, basta con decir que el argumento de la serie está basado, principalmente, en el Castlevania III: Dracula’s Curse, el último juego de la serie para la NES (Akumajo Densetsu en Japón, lanzado en 1989).

CV3
Castlevania III. Juegaso. Adviértase ese ALGUIEN que cuelga del techo en la portada del juego.

El guión de la serie, escrito por Warren Ellis (el creador de The Authority y Planetary, y escritor para otras muchas líneas de comic-book), sigue la premisa de este último juego de manera casi idéntica: Trevor Belmont, descendiente un antiguo linaje de cazavampiros, forma equipo con la hechicera Sofía Fernández Sypha Belnades y el damphir medio-vampiro Alucard, para combatir a Drácula, padre de éste último, que le ha declarado la guerra a la humanidad. Ellis, sin embargo, y para regocijo de los que somos seguidores de la franquicia, conoce bien el lore y va dejando caer píldoras de información extraídas de otros juegos de la serie. Por ejemplo, Drácula declara la guerra a la humanidad a causa de haber quemado la iglesia a su mujer en la hoguera, cosa que no aparecería en la serie de juegos hasta el Symphony of the Night de 1997.

Antes de continuar, debo señalar que esta adaptación de Castlevania III ha estado, de un modo u otro, en lo que llamaríamos production hell desde allá por mediados de los 2000, cuando se anunció un largometraje de animación por parte de Project 51 Productions. Finalmente, y de la mano de Netflix, lo que iba a ser un largometraje de animación directo a DVD se convirtió en una serie en streaming. Esto debería haber sido una buena noticia a todas luces, aunque, una vez lanzada la primera temporada de sólo 4 capítulos (de escasos 25 minutos de duración cada uno), a título personal, empecé a tener dudas. ¿Había Netflix simplemente terminado lo que Project 51 tenía a medias? ¿Si la serie continuaba, habría un bajón de calidad para mantener el ritmo?

CV3_MOVIE
Imagen promocional del proyecto original de película de Dracula’s Curse. Obsérvese de nuevo a ese ALGUIEN que cuelga del techo.

Afortunadamente, la espera ha valido la pena. La segunda temporada de Castlevania dura el doble (8 capítulos de la misma duración en vez de 4), con una calidad par a la de la primera. Éste tiempo extra se ha empleado en desarrollar mejor las personalidades de algunos personajes, que en algunos casos sólo tuvieron tiempo de presentarse en la primera temporada, como Alucard, o, en el caso de Drácula, para explorar sus motivaciones (¿Por qué nunca quiso convertir a su esposa Lisa en vampiro? ¿Es su guerra contra la humanidad un intento de suicidio?). Pese a que esto debería de ser indudablemente bueno, me vuelven a asaltar las dudas. Me da la misma sensación que me llevé con Cobra-Kai: La temporada empieza con un inicio y un final muy formulaico, y los capítulos de en medio parecen de relleno, pero eso sí, un relleno lleno de buenas ideas (y de fan-service, para que negarlo – sobre todo cuando los protagonistas llegan a Can Belmont -). ¿Se había cogido acaso el clímax del proyecto de largometraje original (algo abrupto, por cierto – una pelea en el vestíbulo y casi seguido ya están en los pisos superiores -), precedido de 6 capítulos de desarrollo de personajes, y seguido de un epílogo a lo El Retorno del Rey? Nunca lo sabremos, aunque el resultado no deja de ser bueno. Me chirriaron un poco, eso sí, las pullitas de buddy-movie entre Trevor y Alucard, pero afortunadamente no están con ello continuamente.

Sobre los personajes, hay múltiples novedades. Principalmente se explora la conspiración entre la Primogenitura los Generales de Drácula  para deponer al Príncipe a este último, ante la posible situación de escasez de sangre si Drácula realmente llegase a exterminar a la humanidad. Al frente de ésta conspiración está Carmilla, que en los juegos tan solo es un boss recurrente, pero que aquí es la que mueve los hilos, influyendo a Drácula a través de Héctor (ver más adelante). Ésta Carmilla es manipuladora y misándrica hasta el extremo, como queda patente cuando ella misma explica su historia. El otro vampiro (con voz, al menos) en la conspiración es Godbrand, un Gangrel vampiro vikingo de gran violencia (y mayor boca) que no se quiere resignar a tener que beber sangre de animal. Entre los Generales de Drácula hay unos cuantos otros vampiros, venidos de múltiples partes del mundo (incluso extremo oriente), pero son meros secundarios, y salvo por un par de combates, no hacen gran cosa. De hecho ni siquiera tienen una voz asociada. Es particularmente risible cuando, en una escena en particular, Carmilla le abre la puerta a uno de los Generales vampiro, que en vez de decirle lo que le tiene que decir, se limita a mover la cabeza, pero Carmilla lo entiende todo.

CAR_GOD
Carmilla y Godbrand.

Aparte de los nuevos vampiros, ésta segunda temporada añade la novedad de incluir a los dos personajes principales de Curse of Darkness (título de la franquicia del 2005 en PS2 y XBox), Héctor e Isaac, dos humanos entrenadores Pokemon Forjadores de Demonios que viven bajo la tutela de Drácula, creando su ejército a partir de cadáveres. Ambos odian a la humanidad a la que pertenecen, pero cada uno por motivos y de maneras distintos. Sorprende, en el caso de Héctor, la manera en la que la serie ha respetado el diseño original del personaje por parte de la ilustradora Ayami Kojima (otros personajes se aproximan más o menos a su diseño original, pero Héctor es casi idéntico).

HECTOR
El Héctor de Ayami Kojima y el de la serie de animación.

Isaac, por el contrario, ha pasado por el “tratamiento Netflix” y ha cambiado completamente  de un blanco pelirrojo con estética ¿fetish? a un negro calvo con acento de Wakanda. Sólo ha mantenido que tiene tatuajes. Sin embargo, al contrario que en otras ocasiones, opino que Isaac ha salido ganando con el cambio. Al fin y al cabo el original sólo estaba definido por su estética, y por su relación obsesiva con Héctor. Éste Isaac tiene una personalidad y unas motivaciones más sólidas, y su aspecto le da cierto tipo de “uniformidad” junto a Héctor.

ISAAC
Isaac 2005 vs Isaac 2018. Juzguen ustedes.

Hablando de personajes, llaman la atención las ausencias. La más grande para los que conocemos la franquicia sigue siendo la que más llamaba la atención en la primera temporada: ni rastro de Grant DaNasty. Grant era un personaje jugable en Castlevania III, un ladrón que integraba el grupo con el que Trevor se adentraba en el territorio de Drácula. Algunos manteníamos la esperanza de que el personaje entrase en esta segunda temporada, más aun viendo en el tráiler que iban a aparecer personajes de otros juegos de la franquicia (Héctor en particular). Sin embargo, al final no ha sido así. ¿Hubiese complicado un personaje extra la narración debido a las limitaciones de tiempo? Posiblemente, pero al igual que comentaba antes, nunca lo sabremos. La segunda ausencia notoria es (y meto a partir de aquí el aviso de SPOILERS, porque todo lo que sigue es en relación a lo que ocurre al final de la temporada): el Segador, la Muerte, el Grim Reaper. El personaje más recurrente de la serie, después del mismo Drácula. Es extraño que no sea ni mencionado como personaje (incluso cuando aparecen sus esbirros Slogra y Gaibon durante una de las primeras peleas de la temporada), aunque es comprensible de cara a la narración (el mundo aún no está preparado para un anime sobre El Séptimo Sello).

SLOGRA
¡Slogra y Gaibon! ¡¡SLOGRA Y GAIBON!!

La temporada termina con un epílogo para cada uno de los personajes supervivientes y, sin confirmación por parte de Netflix para una tercera temporada (aunque Richard Armitage – la voz en inglés de Trevor Belmont – da por hecho que la habrá), estos epílogos parecen bastante conclusivos. Si Castlevania continúa, tal vez lo haga como adaptación de Curse of Darkness o de Symphony of the Night, o tal vez como una historia completamente original con Isaac o Carmilla como villanos. O tal vez, tal vez, Warren Ellis nos tenga alguna sorpresa reservada. El Castillo no se ha derrumbado. Drácula no ha cambiado de forma. La Muerte no ha aparecido. Aún no ha sonado Vampire Killer. Y Ellis ha demostrado que conoce el lore. Sólo lo dejo ahí.

Puede que incluso veamos a Grant, después de todo.

GRANT
Nosotros te queremos, Grant.

LO BUENO

  • Las personalidades y motivaciones de los personajes están mejor explicadas.
  • Fan-service a muerte para los fans de la saga.
  • Peter Stormare como Godbrand.
  • Graham McTavish como Drácula.
  • El Isaac post-Netflix es un personaje más interesante que el original, a pesar de los pesares.
  • “Begin…” y lo que viene a continuación.
  • ¡¡SLOGRAAAA!!

LO NO TAN BUENO

  • La animación es un poco pobre en algunos momentos (el pelaje “automático” de algunos monstruos, los giros pronunciados de cámara cuando sólo tienes 5 o 6 imágenes por segundo)
  • El clímax de la temporada se resuelve muy rápido, teniendo en cuanta que la temporada se toma su tiempo en otras cosas. No hay exploración del – inmenso – castillo de Drácula, sólo una pelea (muy buena, todo hay que decirlo) en el vestíbulo y en un momento ya están en los pisos superiores.
  • Excepto por una notoria excepción, la música que siempre ha definido la serie vuelve a quedarse en el cajón. No es que la música sea mala, sólo que han prescindido de una de las señas de identidad de la franquicia.
  • Grant DaNasty sigue ausente. De momento.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s