EL MONSTRUO

38471780_1050083295140961_3295565265630134272_o.jpg

Carecía de conocimientos informáticos, tampoco navegar por las redes era lo suyo, apretando la tecla equivocada, como si de un virus se tratara, apareció aquella página llena de fotos, con adolescentes, niños y niñas de pálida desnudez, sometidos por perversos adultos. Aquel contenido era ilegal y lo sabía, pero inevitablemente se sintió atraído por aquellas imágenes, que desfilaban en la pantalla de su ordenador. Esa noche en la cama, las turbadoras y excitantes imágenes seguían en su cabeza.

A la mañana siguiente, desconociendo como trabaja la ley y temiendo ser descubierto por la policía, cogió un martillo de su caja de herramientas y destruyó el ordenador con una rabia inusitada. Algo había cambiado había en él para siempre; aquella fue la primera manifestación del monstruo hasta entonces dormido en su interior y aunque intentó volver a su vida normal sin pensar en aquel incidente, al salir a pasear por las tardes, su mirada siempre se detenía en los niños, a la salida de los colegios, o cuando jugaban en el parque, los veía de otra manera; el monstruo estaba ya al acecho y esperaba con hambre para volver manifestarse.

Esa mañana salió antes del trabajo para realizar un par de gestiones en el banco; el cielo estaba totalmente encapotado, como oscuro presagio de lo que estaba apunto de ocurrir. Sin pretenderlo se quedó mirando a un grupo de cinco niños de entre doce y trece años, haciendo pellas, sentados en el banco de un parque. Al darse cuenta de su presencia, lejos de asustarse, empezaron a insultarlo, e incluso a tirarle piedras. La rabia le consumía mientras huía a su coche. Dolorido y humillado, llamó al trabajo para decirles que esa tarde iría directo a su casa, alegando encontrarse enfermo.

Siguió a los chicos a cierta distancia, siempre encubierto por el anonimato y la seguridad que le daba el interior de su vehículo. Los oscuros nubarrones adelantaron la llegada de la noche y la lluvia que empezó a caer cada vez más intensamente. La gente se retiró pronto a casa y aquel grupo de aprendices de macarras, terminó dispersándose para ir cada uno a su casa. Siguió al que parecía el líder, un chico alto de unos catorce años, con una sudadera roja con la capucha puesta y la cabeza baja para evitar que el agua le entrara en los ojos; apenas vio al hombre esperándolo en la desértica calle.

Por fin había dejado al monstruo libre y este atacó violentamente al chaval, dejándolo inconsciente; lo maniató y lo metió en el maletero, para llevarlo lejos, a algún lugar donde poder hacerle todas las perversiones inimaginables. Cuando terminó con el chico, lo metió en un gran saco negro como la noche y lo arrojo a un foso preparado para los cimientos de un centro comercial, que se construía en las afueras, donde nunca lo encontrarían.

Esa noche el hombre llegó a su casa, cansado, empapado y temblando de frío. Las imágenes volvieron a su cabeza, por un lado tenía una extraña sensación de poder y por otro el pánico de ser descubierto. A la mañana siguiente, nadie se extraño en el trabajo cuando lo vieron aparecer, tosiendo, moqueando y con síntomas de fiebre. “Tendrías que haberte quedado un día más en cama” le dijeron; nunca sospecharon nada.

Durante algún tiempo vivió temiendo la visita de la policía y pudo mantener al monstruo encerrado en su jaula mental. Dos años más tarde durante unas vacaciones, se le volvió a presentar una nueva ocasión de dejarlo suelto; lejos de casa, sin ningún conocido cerca, que pudiera sospechar nada. Siempre había pasado inadvertido ante todos.

Poco a poco, a medida que cometía sus crímenes, empezó a sentir más seguridad en si mismo, aumentando su sensación de poder sobre los demás, el monstruo estaba tomando el control.

Elegía a sus víctimas en localidades alejadas de su vivienda y trabajo; adoptando falsas identidades, alquilando coches y buscando las perfectas coartadas, por si algún día se presentaba la policía con alguna baga sospecha, debía ser muy cuidadoso, ya que si le atrapaban, dejaría de su perversa afición durante mucho tiempo, demasiado.

Aquella semana era especial, se cumplían cinco años desde el primer asesinato y alegando ir a visitar a un pariente enfermo, en la otra punta del país, consiguió una semana libre. Preparó una de sus falsas identidades y pagando siempre en metálico; un tren le llevó lejos de casa. Alquiló una habitación en una pensión barata donde no harían preguntas y preparó sus herramientas habituales, los juguetes con los que tanto disfrutaba. Durante toda aquella semana deambulo alrededor de parques y escuelas buscando a la víctima perfecta, pero la semana fue transcurriendo sin la oportunidad esperada. El monstruo atrapado en su interior, rabiaba de impaciencia.

Para su enorme frustración el penúltimo día de sus improvisadas vacaciones, transcurrió sin ver aparecer a su víctima. Ningún niño parecía haberse escapado del colegio y los padres, esperaban a la salida, siempre pendientes de ellos incluso en los parques permanecían atentos, como presintiendo el acechante peligro. Ni tan siquiera los más mayores estaban solos. El cielo se oscureció precipitando la noche, apenas interrumpida por lejanos relámpagos, lo mismo que aquel primer día, cinco años atrás; por fin grandes gotas de agua empezaron a caer del cielo, dejando las calles desérticas.

El hombre, decepcionado, decidió regresar a la habitación alquilada de su pensión, conteniendo la rabia de su interior, pero al pasar por una parada de autobús vio a aquel niño solitario, debía tener unos siete u ocho años, por su tamaño, la capucha de su abrigo rojo, le cubría el rostro. El monstruo dio un frenazo y retrocedió hasta donde estaba el pequeño, abrió la ventanilla del coche y preguntó si estaba solo, el niño asintió. El monstruo sonrió, invitando a entrar al pequeño en el vehículo, este encogió los hombros se levantó del banco de la parada de autobús y entró dócilmente, sin mediar palabra, nada más cerrar la puerta, el monstruo echo el seguro de la puerta, para evitar que su presa intentara escapar.

A todo lo que el hombre le preguntaba el niño siempre contestaba encogiendo los hombros, negando o afirmando con la cabeza gacha y siempre cubierta por su capucha. El hombre alegando conocer un atajo, se alejo de la población, el niño permaneció en silencio, sin moverse, ni protestar, dejándose llevar aparentemente confiado.

Durante toda aquella semana, el monstruo había estudiado el terreno con sumo detenimiento, encontrando el lugar idóneo para su crimen en un ruinoso y abandonado caserón, lejos de miradas indiscretas.

─ Ha llegado la hora de jugar, déjame ver tu angelical rostro─ dijo el monstruo sonriendo perverso mientras le quitaba la capucha, en ese momento un rayo iluminó la noche, dejando ver bajo la capucha el rostro pálido de un anciano de más de cien años. La impresión fue demasiado grande para el hombre, por un momento quedó paralizado por el terror. El anciano enano se lanzó sobre su garganta antes de que el trueno resonara, contestando al relámpago.

Satisfecho, el extraño ser se retiró un poco y el hombre, antes de que le abandonara su última chispa de vida, vio como el rostro del anciano se había transformado en la sonrosada y angelical cara del niño que creyó haber recogido en un principio.

Escrito por El Hombrelsaco para Revista Vaulderie.

Smiling Demon by applepopcorn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s