La ouija

28827171_951201191695839_4686600074550448523_o.jpg

Sin entrar en consideraciones de si es real o una sugestión colectiva, el ser humano siempre ha sentido atracción hacia lo desconocido y sobretodo, ha hablar con el más allá.

Grandes figuras intelectuales se han interesado o incluso construido (como el teléfono de los muertos de Edison) mecanismos para ponerse en contacto con los del otro lado.

La figura espiritista se remonta a los más humildes orígenes de la humanidad, donde la muerte era una cosa habitual. Se empezaron a rendir culto a los muertos, creando ceremonias, cantos y demás pompas, pues ya estaba el pensamiento de que el hombre era algo más que un cascarón.

Egipcia, celta, romana, maya, china, japonesa, mexicana, australiana… todas las culturas antiguas y modernas rinden tributos a los muertos. Los rituales y formas son muy diversos, pero todos tienen la misma base: contentar a los espíritus y que encuentren paz y nos protejan de la adversidad.

Pero el ser humano también se ha sentido atraído por aquellos espíritus no tan bondadosos del otro lado. Fantasmas, almas en pena, espíritus hostiles… A ellos también se les ha buscado.

Ha habido y hay, muchas y diversas formas donde supuestamente podemos contactar con estos espíritus (bondadosos o no) y hoy vamos a hablar de una de ellas: la ouija.

Empecemos por el principio, el espiritismo.

El espiritismo tal y como lo conocemos hoy en día es bastante moderno. Corriente nacida en el siglo XIX, donde se buscaba activamente el contacto con los espíritus, las reuniones espiritistas tenían un concepto y manera de hacerse que los diferenciaba enormemente de la religión.

(extracto de la wikipedia)

Caracteres de las reuniones espiritistas

Ausencia de jerarquía sacerdotal.
Ausencia de culto a imágenes, altares, etc.
Ausencia de cualquier ritual o sacramento: bautismo, casamiento, etc.
Incentivo al respeto y tolerancia de todas las religiones. Muchos espiritistas lo consideran su «segunda religión».
La práctica espiritista es gratuita y sin ánimo de lucro, aunque la participación en las instituciones espíritas se ajusta a los parámetros comunes a toda asociación civil.

Si se toma el modelo de la ciencia, podría considerarse que la reunión espírita en la que se desarrolla el método mediúmnico, reúne las siguientes características:

Es empírica en la medida que parte de la consideración de un fenómeno corriente denominado «fenómeno mediúmnico» o «fenómeno espírita», que debe ser diferenciado de manifestaciones similares en las que intervienen estados alterados de conciencia o el animismo.
Existe una hipótesis sobre el fenómeno espiritista, que lo comprende y lo incluye en un sistema.
Existe un método mediúmnico, que permite operar e intervenir sobre el fenómeno.
Existe experimentación.

En estas reuniones, el/la médium era quien conseguía canalizar y contactar con el espíritu y era su interprete. Se les hacia preguntas que estos respondían, o mediante el/la médium o por un codigo de golpes. El médium podía emanar ectoplasma, y este podía llegar a tener forma humana.

De estas sesiones espiritistas las médiums más famosas y “madres” del espiritismo moderno serian las hermanas Fox (que aunque ellas confesaron que los ruidos eran provocados por ellas mismas, otros sostienen que tal confesión fue por coacción de personas importantes e influyentes)

Allan Kardec es considerado el máximo exponente y difusor del espiritismo, recopilando información y casos reales. Todo lo que escribió, era repasada por la entidad que se autollamaba Rivail. Bajo su guía se escribieron 5 libros conocidos como el Pentateuco kardequista son:

(extracto de la wiki)

«El libro de los espíritus»
Primera edición: 18 de abril de 1857
En su primera página se lee: «Contiene: los principios de la doctrina espiritista. Sobre la inmortalidad del alma, la naturaleza de los espíritus y sus relaciones con los hombres, las leyes morales, la vida presente, la vida futura y el porvenir de la humanidad, según la enseñanza dada por los espíritus superiores con la ayuda de diversos médiums. Recopilada y puesta en orden por Allán Kardec».
Este libro se ordena en forma de preguntas y respuestas abarcando los más diversos temas con sus 1019 preguntas.

«El libro de los médiums»
Primera edición: enero de 1861.

En su portada se establece su contenido: «Guía de los médiums y de los evocadores. Contiene la enseñanza de los espíritus sobre la teoría de todos los géneros de manifestaciones, los medios de comunicarse con el mundo invisible, el desarrollo de la mediumnidad, las dificultades y los escollos que se pueden encontrar en la práctica del espiritismo. Continuación de El libro de los espíritus; por Allán Kardec».

Esta obra trata de las manifestaciones espiritistas y de los médiums, por tanto, de la parte fenoménica del espiritismo, y lo caracteriza como “ciencia” de observación que analiza las relaciones entre el mundo corpóreo y el mundo invisible o espiritual.

«El Evangelio según el espiritismo»
Primera edición: abril de 1864.
Contiene la explicación de las máximas morales de Cristo, su concordancia con el espiritismo y su aplicación a las diversas posiciones de la vida.

«El cielo y el infierno»
Título original: El cielo y el infierno o la justicia divina según el espiritismo Primera edición: agosto de 1865.
Contiene: El examen comparado de las doctrinas sobre el tránsito de la vida corporal a la vida espiritual, las penas y las recompensas futuras, los angeles y demonios, las penas eternas, etc., seguido de numerosos ejemplos sobre la situación real del alma durante y después de la muerte. Además entre otros como la revista espírita y algunos otros literarios en su doctrina espiritista.

¿Cuál es el destino del hombre después de la muerte física? ¿Cuáles serían las causas del temor a la muerte? ¿Existen el Cielo y el Infierno? ¿Merece crédito la antigua creencia en los ángeles y demonios? ¿Cómo procede la justicia divina? Éstas y otras cuestiones relacionadas son debidamente esclarecidas, en la primera parte de esta obra, a la luz de la lógica de las enseñanzas de los espíritus. En la segunda parte, titulada «Ejemplos Kardec» registra numerosas comunicaciones de espíritus: clasificados por categorías, tales como: felices, sufridores, arrepentidos, endurecidos y suicidas; que ejemplifican la doctrina expuesta anteriormente.

«La Génesis»
Título original: La génesis, los milagros y las profecías según el espiritismo.
Primera edición: enero de 1868.
Trata asuntos como: Dios y la visión de los hombres sobre su existencia y naturaleza, la Providencia divina, el bien, el mal, el espacio y el tiempo, la formación de los mundos, la génesis orgánica y la génesis espiritual, los milagros su explicación, la superioridad de la naturaleza de Jesús y la desaparición de su cuerpo, y muchos otros asuntos.

Bueno, ya tenemos una buena base para hablar con los entes, pero las mesas parlantes y estos libros son un poco pesados de leer y no muy transportables…

En 1890 se patentaba la “tablita parlante” que hoy conocemos como ouija y que se comercializo incluso como juguete para niños.

En sí es extremadamente sencillo. Una plancha de madera con números y las letras y un puntero móvil. Pero que algo sea sencillo, no significa que no pueda complicarse.

El experimento Bayou demostró que si se hacia con los ojos vendados no se formaban palabras ni nada legible, y aun así es un objeto que a muchos infunde respeto si no pavor.

Mucha gente ha probado la ouija. Más o menos en serio, poca gente ha resistido la tentación de añadir su dedo índice y ver si de verdad se movía.

Unos dicen que sugestión colectiva, otros que ha contestado un ser del más allá, la verdad es que por A o por B, a veces pasan cosas.
No sois pocos los que al contestar la pregunta hecha por la revista, habéis tenido malas experiencias, ya sea en primera persona o de personas muy cercanas y de confianza.

Hay mucha leyenda urbana y película mala tratando sobre el tema, sobretodo donde un grupito, normalmente adolescentes con más pelos que neuronas, hacen una ouija y empiezan a aparecer muertos.

Pero toda leyenda tiene su parte de verdad. Quizás la ouija abra puertas al alma del que la usa, dejando ver su lado más oculto. Quizás alguno de los presentes es el conductor con el que un alma descarnada consigue comunicarse.

Sea como fuere, la ouija causa tanta incredulidad como expectación, atracción y rechazo. La ouija se ha hecho un hueco es nuestra imaginería esotérica tanto por su fácil utilización y sus posibles consecuencias.

Escrito por Daciana Bratovich para Revista Vaulderie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s