Los Samedi

33027631_983403401808951_4790399315556171776_n

Ninguna otra linea de sangre crea a la vez tanta repulsión como curiosidad como los Fiambres.

Esta linea (muy joven en estándares de vampiro) no tiene un origen claro.

La versión más extendida y popular nos lleva a la época colonial. A la llegada de Colon, a la isla que bautizo “La española”, los colonos esclavizaron a los indígenas, trajeron esclavos africanos y los obligaron a convertirse al cristianismo.

La esclavitud pronto se extendió por todo el territorio sureño, siendo un negocio lucrativo y la base de las grandes plantaciones.

Para poder conservar sus creencias, las mezclaron con las autoimpuesta y así nació el vudú, la santería, el palo mayombé y candomblé.

Para controlar a los esclavos se utilizaban practicas crueles e inhumanas, y aunque se creó el Code noir (1685) sus condiciones no mejoraron mucho.

Debido a esto, las insurrecciones eran algo frecuente.

Los primeros Samedi se vieron en Haití, donde se cree que nació la figura vudú de Baron Samedi y otros loas de la muerte.

El primer Fiambre conocido fue un mercenario llamado Macoute o Papa Zombie.

Los Samedi actuaban de forma muy discreta, aconsejando y guiando a los houngan y mambo (sacerdotes y sacerdotisas vudú) aunque algunos de ellos también lucharon en las revueltas para la liberación de los esclavos.

Su papel fue clave para la victoria de la revuelta Haitiana.

El 1 de enero de 1804, tras años de lucha contra los franceses, Haití se proclamaba como independiente y mataron a todos los blancos que vivían en las islas.

Los años posteriores no significaron paz ni para mortales ni para los Samedi. La llegada de los Seguidores de Set solo supuso otro escenario de batalla que se llamo las Guerras Vudú.

Poco a poco la linea de sangre fue conociéndose y expandiéndose.

Muchos Samedi lucharon por la abolición de la esclavitud, otros encontraron su lugar en la Camarilla o el Sabbat. Los Fiambres debieron luchar con el rechazo, la sorpresa y el recelo por parte de los Giovannis (que sospechaban que el verdadero origen se debiera a algunos capadocios que se hubieran escapado a la purga)

Ganaron la antipatía de los “Señores del Sur” (vampiros que mantenían las plantaciones con mano de obra esclava) por su activismo abolicionista y las ayudas prestadas a los esclavos huidos.

Tras un largo conflicto, en 1865 con ayuda de la Camarilla expulsaron a los Señores del Sur (básicamente Sabbats, Infernalistas o vampiros que no respetaban las tradiciones)

Tras el conflicto algunos Hougans y Mambos Samedi volvieron a África en un amargo reencuentro.

Los Laibon (vampiros africanos) los rechazaron, pero un clan de nigromantes de aspecto cadavérico (Mla Watu)y los Samedi crearon lazos entre ellos.

En cambio los Samedi soldados de las guerras haitianas, viajaron a México aprovechando el conflicto Sabbat y alquilando sus servicios como mercenarios.

Allí adoptaron los ritos locales dedicados a la Muerte de la cultura Maya y Azteca. Los Sabbat bautizaron a los Samedi mexicanos como Garbanceros. La influencia Sabbat hizo que estos Fiambres se volvieran mucho más violentos y fanáticos en sus cultos.

Mientras en Haití la llegada de los Tremere creo un antes y despues.

Los hechiceros, atraídos por la magia vudú, los convencieron para tener paz con los Setitas y crear alianzas Tremere-Samedi. Pero Genina, la chiquilla del Barón, se opuso de manera violenta, matando a los brujos que huyeron a la República Dominicana.

Los Setitas y Sabbats vudú (conocidos como Pacto de la Serpiente y la Espada) aprovecharon que todos querían despachar a Genina por su violencia, para poner en el poder a su candidato a la presidencia (Duvalier, presidente vitalicio que paso luego su cargo a su hijo)

El Pacto jugo bien sus cartas manteniendo a los Dictadores durante décadas.

Pero este pacto no era bien visto por los antiguos Setitas, por lo que mandaron a su rama caribeña que lo abandonaran. Las Serpientes desobedecieron y se unieron al Sabbat con el nombre de Serpientes de la Luz.

En 1971, con los Setitas expulsados por las Serpientes, las Guerras Vudú llegaron a su fin. Sabbats y Samedis llegaron a un acuerdo.

Hoy en día los Samedis están extendidos por todo el mundo civilizado.

Aunque muchos siguen de natural la religión vudú, la variedad dentro de la linea ha crecido.

Una cosa une a todos los Samedi, sus vidas mortales estaban estrechamente ligadas a la muerte (obreros,mineros, soldados, agentes fúnebres, mafiosos…)

Ser abrazado significa entrar a las ordenes del Barón, por lo que se necesita gente preparada para ello, evitando ancianos y adolescentes.

Algunas veces se ha dado el abrazo como castigo y en esos casos la víctima suele suicidarse (aunque algunos aprenden de la experiencia y se redimen)

Dentro de la linea hay dos facciones: los “Barones” (creyentes del vudú) y los “Criminels” (soldados con poco o nada que ver con el vudú)

La transformación en un Samedi va desde pocas horas a meses. La piel, los músculos…todo se pudre y crece moho y gusanos.

Es una de las transformaciones más traumáticas que existen y los Sires se preocupan mucho por sus chiquillos mientras la sufren.

La Tanatosis, es la magia de sangre propia de los Fiambres y que los Giovannis quieren poseer a cualquier precio.

Los Samedi tienen múltiples secretos que no quieren revelar (o incluso ni ellos saben las respuestas) Sus noches son aún más oscuras que para cualquier cainita y por ello nunca se les debe despreciar ni dar la espalda.

Escrito por Daciana Bratovich para Revista Vaulderie.
Baron Samedi by wildboartdesign

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s