La senda de Lilith

12
Las Bahari o las Jardineras.
Las Baharis son las herméticas hijas de Lilith (aunque su culto es mayoritariamente femenino también hay muchos hombres)

Las Bahari están sumamente perseguidas, ya sea por los cazadores de Brujas como por los vampiros. Esta secta se proclama como la progenie de Lilith, deshaciendo sus vínculos con Eva (si son mortales) o de Caín (en los vampiros) Su culto y senda esherético y cualquiera que las descubra las eliminará.

Su organización es tan diversa como sus miembros. Algunas van por libre, otras se unen en pequeños círculos de no más 7 integrantes, otras tienen un culto jerarquizado y ordenado.
Lilith elige a las Bahari de entre las desposeídas, las que lo tenían todo y de golpe todo lo pierden. Como le paso a ella al ser expulsada del Paraíso.

Las elegidas comienzan a tener visiones de la Madre Oscura, de desiertos, abismo. Algunas caen en coma o viven una semi-muerte.
Ya en el clímax la segunda desgracia las despertará. ¡Se libre y sufre! Vivir, aprender, sufrir, trascender.

Si tiene suerte encontrará o sera encontrada por miembros del culto.

Las ceremonias de iniciación son diferentes dependiendo de la zona geográfica y la religión. Santería, Wicca, cultos aborígenes o tantras oscuros. Todos tan validos y retorcidamente hermosos. El dolor, la visión, el juramento y la jardinería les unen en sus diferencias.

La sangre de Lilith es el momento álgido de la iniciación, el momento en que de verdad se alzará como su verdadera hija. Este deberá beber de una copa donde se verterá la sangre del iniciado, del iniciante, de un sacrificio cruento y otro incruento. Una vez bebido recitara el juramento de Lilith y se le mostraran los crípticos secretos del culto.

Lilith es dolor, la espina de la fragante rosa. Sus enseñanzas son que a través del sufrimiento llegaremos a la revelación. Cualquier sufrimiento que inflija la Jardinera será terreno para sus semillas. Allá donde haya exceso asistirán las Bahari. Ya sea creando terribles mentiras, mutilando a su pupilo, esparciendo dolor…siempre lo hará por amor y por llevar a la iluminación a su víctima. Hay que lanzarse al espino, abrazarlo hasta sangrar para merecer su fragante perfume. El amor y el dolor son parte del gran jardín de la Madre Oscura

Descripción basada en el libro “Revelaciones de la Madre Oscura” por Daciana Bratovich para Revista Vaulderie

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s